Hola, Bienvenido a mi blog!

Puedes seguirnos en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete al blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.






Mantequilla de Marihuana

Comparte esta historia en:
votar
La mantequilla de marihuana o de cannabis es muy común en la cocina cannabica, y además es la mejor manera de aprovechar todo el THC de la planta, aprovechando hojas del manicurado, plantas macho (en vez de tirarlas a la basura) que aunque tienen menos concentración de THC nos harán un buen papel. Insistimos en el uso medicinal de la marihuana ya que mucha gente que no es fumadora puede valerse de esta forma para poder consumir el beneficioso THC pero también el lado lúdico, si no eres fumador pero quieres disfrutar de un pequeño viaje, esta es una de las mejores maneras.

Foto: Maria de la O

Ingredientes necesarios para la elaboración de la mantequilla de marihuana

Dependerá del cocinero y de la cantidad/calidad de masa vegetal que tengas, pero aquí os dejamos nuestras medidas, luego cada uno puede regular al gusto:

  1. Cazuela con 1.5 litros de agua
  2. 375 gramos de mantequilla sin sal
  3. 100 gramos de restos de hojas de manicurado o 10-15 gramos de cogollos (dependerá de lo resinosa que sea vuestra planta)
  4. Un colador o malla fina (preferiblemente colador de cocina que todos tenemos uno)
  5. Un recipiente profundo y grande para poder escurrir
  6. Con esto tendremos los ingredientes y artilugios necesarios para la elaboración, pero antes os vamos a explicar el proceso que sufre el THC en la elaboración para que entendáis qué pasa con el THC y o sirva de ayuda en la elaboración.


Proceso del THC en la elaboración de cocina cannábica

Al calentar el THC en forma de cogollos u hojas, principalmente en agua caliente, y llegar a los 60º C el THC se extrae de la materia vegetal y principalmente si es mezclado con materia grasa ( ya sea mantequilla, manteca, aceite, etc) , el THC es absorbido por ella, llegando a extraer el máximo de THC y cannabinoides de las plantas. Existen más de 60 cannabinoides, siendo el THC y el CBN los causantes del efecto embriagador. Mucha gente emplea alcohol para la extracción, no llegando ni al 40% de rendimiento, mientras que con la materia grasa puedes llegar al 80% de absorción.

Recuerda no sobrepasar los 170º C en la preparación de la mantequilla, y si una vez hecha la mantequilla, la quieres emplear en otra receta cannabica, recuerda no exceder dicha temperatura, ya que a partir de los 170º C se destruyen gran parte de los cannabinoides.

Preparación de la mantequilla de marihuana
El primer paso para la elaboración de la mantequilla de marihuana es el picado/desmenuzado de la marihuana o masa vegetal, así facilitaremos la disolución de los cannabinoides y la absorción por parte de la grasa de la mantequilla.

Pondremos a calentar el agua en la cazuela (1,5 litros), cuando llegue a ebullición rebajaremos el fuego para mantener la temperatura y añadiremos la marihuana (100 g. de hojas o 10-15 g. de cogollos) y removeremos durante aprox. 5 minutos.

Una vez pasados los 5 minutos, añadiremos la mantequilla (375 g.) y seguiremos removiendo de vez en cuando. En este proceso, los cannabinoides de la marihuana son absorbidos por la grasa de la mantequilla, quedando así ligados a ella con lo que al enfriar, los tendremos bien capturados. Dejaremos a fuego medio, manteniendo la temperatura (recordar no exceder de los 170º C) unos 25-30 minutos.

Foto: Maria de la O

Después, colaremos la hierba (con el colador de cocina más fino) en porciones, asegurando así no aglomerar la masa en el colador y siendo más efectivo, prensaremos cada puesta con el culo de una botella o algo que resista el calor, !! no creo que tus manos lo aguanten!! y haciendo así que la mantequilla quede en el recipiente de debajo, repetir esta operación hasta acabar con la hierba. Una vez colada toda la hierba, calentaremos medio litro más de agua y lo verteremos en el colador con la marihuana en el, para así sacar el resto de mantequilla que queda, volviendo a prensar de nuevo claro está.

Una vez colada toda la marihuana, te habrá quedado en el recipiente todo el agua mezclada con la mantequilla y el THC, que al ser aceitosa y pesar menos que el agua, se mantendrá en la parte de arriba junto con los cannabinoides que ha absorbido. La dejaremos reposar hasta que alcance la temperatura ambiente, y una vez atemperada, la meteremos en la nevera, donde la dejaremos toda la noche.

La mantequilla que está flotando ya ligada con los cannabinoides, quedará sólida al enfriarse (no tengas prisa y déjala toda la noche !! ). Una vez sólida la podremos separar del agua fácilmente y ponerla en un recipiente hermético, pudiendo consumir al gusto !!

Esperamos que os haya gustado la receta.

QUE APROVECHE !!!!


enlace